PostTeatro

El imperio de lo frágil, una expresión de la contemporaneidad

El imperio de lo frágil
El imperio de lo frágil

Sebastián Villar Rojas pone a prueba los límites de la teatralidad con El imperio de lo frágil. El Museo Macro se vuelve sala y escenografía de su obra en la que reflexiona sobre el arte contemporáneo, el amor y la política.

“Por un lado es una tragicomedia virada al tema de los vínculos amorosos y por el otro trabaja conceptos del arte contemporáneo a partir de un trío”, adelantó el dramaturgo rosarino.

Doris es un artista conceptual cuya principal obra es que el Estado lo reconociera como persona sin género. “No es hombre ni mujer y no tiene apellido. Él se autocreó y todo lo que lo sujetaba a otras identidades se anuló. Esta obra justamente se llama Tu nomenclador no es mi destino. No tiene obra física, son solo títulos. Es una concepción muy radical del arte, es puro pensamiento. Son títulos que los enuncia él. No hay ni una representación mediante una etiqueta”, agregó.

El Imperio de lo Fragil
El Imperio de lo Fragil (Crédito: Guillermo Turin Bootello)

Este artista chocará ideológica y políticamente con Ricardo, un arquitecto de más de 55 años que está en pareja con una estudiante de Bellas Artes 25 años menor que le propone a Doris protagonizar una performance llamada Sexart.

“Ricardo está coordinando el proyecto del Puerto de la música que prevé la construcción de un gran auditorio para conciertos sinfónicos que diseñó Oscar Niemeyer. Él estuvo tratando de hacerlo y encontró mucha oposición por la gran demanda de dinero que requería. Justamente va a arrancar ahí el debate entre un artista que gana millones con obras que no existen, con la inmaterialidad, frente a un arquitecto que además es funcionario del gobierno y está tratando de promover un proyecto que son toneladas de cemento y acero que sería la gran culminación de su carrera”, explicó  el dramaturgo.

El imperio de lo frágil

El imperio de lo frágil conjuga, como mencionó el autor, una “comedieta de Hugo Moser” con una “refinada obra sobre el arte contemporáneo” por lo que podría pensarse “como dos olas que se chocan¨. “El arte contemporáneo te deja afuera enseguida. Entonces tenía un tema expulsivo y mi voluntad de hacer cosas inclusivas. Ahí surge lo más contradictorio de la obra que es combinar elementos para hacerla atractiva al público general agregando ciertas cuestiones conceptuales más complejas que incluyen a otro público. Por eso se me ocurrió que había que hacerla dentro de un museo”, detalló.

Villar Rojas montó su laboratorio de experimentación en el Macro. Su idea es que las muestras allí presentadas sean la escenografía de la obra. Este desafío dejó al descubierto la radicalidad del proyecto. “El museo pone una solemnidad y seriedad. El grado de responsabilidad es máxima para poder lograr la temperatura exacta y que el espectador vea lo que estamos jugando con el ridículo”, aclaró.

En esta oportunidad El imperio de lo frágil recorrerá Rapsodia Inconclusa de la rosarina Nicola Costantino. con la que representó a la Argentina en la 55º Bienal Internacional de Venecia en 2013. que se presenta en los siete pisos del museo. “Esto rompe con los dos elementos básicos del teatro: la repetición y la escenografía. El vivo del teatro hace que uno busque un sistema de certezas y acá cuando lograste dominar el espacio te lo sacan. Es inédito que te den el espacio del museo para hacer una obra y usar la muestra como escenografía. Esto es sumergirse en un nuevo universo, porque no es que le pasamos por al lado sino que es parte de la performance por lo que te puede pasar de tener muestras invasivas y otras no. Hay un cierto grado de incertidumbre porque no sabes qué te puede tocar”, reflexionó.

Para Villar Rojas El imperio de lo frágil es “una especie de gran tensión y diálogo entre el teatro y la performance”. “Lo que nosotros buscamos es producir una obra de teatro con todas las características que implica al nivel de las herramientas para trabajar la situación teatral: tensión dramática, cuerpos teatrales, narración, personajes, argumento y organización especial. El problema es que al cambiar la muestra o el museo  se modifican las coordenadas, ahí está el elemento performático. Es una obra que eternamente se va a volver a ensayar”, concluyó.

El imperio de lo frágil + info

Actúan: Julio Chianetta, Juliana Morán y Luciano Matricardi

Producción: Cindi Beltramone

Diseño de vestuario: Romina Pirani

Asistencia de vestuario: Lorena Fenoglio

Diseño original de iluminación: Mafer Weber

Dramaturgia y dirección: Sebastián Villar Rojas

Para disfrutarosario.com